Páginas

lunes, 21 de mayo de 2018

"TUDO ACABA EM PIZZA"


 Hoy hemos realizado otro taller de cocina con una nueva receta con ingredientes vegetales (¡algunos de ellos de nuestro huerto!).

Hemos cocinado pizza y lo han pasado en grande. Primero recolectando nuestro primer calabacino y un poco de albahaca. Después nos hemos puesto manos a la obra para aprender cómo estirar la masa hasta conseguir el círculo. A continuación los ingredientes: tomate, albahaca, queso y calabacino (opcional), Magdalena las ha horneado y... ¡nos las hemos zampado!


Cocinar es una actividad bastante atractiva para ellos y trabajar la masa ayuda mucho a trabajar tanto el tono muscular como la coordinación motora de las manos, por no hablar de la satisfacción que les produce el hecho de comerse sus propias creaciones culinarias; así que les animo a hacer esta receta en casa porque además de estar buenísima pueden pasar una tarde muy divertida (aunque luego toque limpiar harina)

-700 gr. de harina de fuerza.
-300 gr. de sémola para migas.
-Una cucharada rasa de sal.
-650 ml. de agua templada.
-2 sobres de levadura de panadería seca (7 gr. cada una).
-4 cucharadas de aceite de oliva.
-1 cucharada de azúcar.
Mezclar la levadura, el aceite y el azúcar en el agua templada y dejarla unos minutos.

Mezclamos en un bol grande o en una superficie plana las harinas y la sal, dejando un agujero grande en el centro (como un volcán) para poner la mezcla de agua y levadura. Con un tenedor ir poco a poco mezclando la harina con el agua hasta formar una bola de masa. Nos ponemos harina en las manos y, ¡a trabajar la masa!. Le damos varias vueltas durante unos cinco minutos hasta formar una bola, la dejamos reposar una hora en un bol tapado con un trapo seco en un sitio cálido al resguardo de corrientes de aire.

Cuando haya crecido el doble de su tamaño la volvemos a amasar para sacar el aire que se forma. Después podemos separar la masa en las porciones que queramos, hacemos ls pizza con los ingredientes que más nos gusten y al horno! 220° C durante 15 minutos. Las porciones de masa sin cocinar que sobren se pueden congelar.

   Espero que os animéis a cocinar en casa con vuestros hijos y que lo paséis muy bien.
  
Un saludo del maestro Alfonso


martes, 5 de diciembre de 2017

¡Besos, caricias y abrazos!

Queridas familias, en esta ocasión me gustaría hablar sobre las muestras de afecto. 

Ya han pasado más de dos meses desde que comenzamos en la escuela y, aunque ha sido un período difícil y con muchos llantos, cada día vamos creciendo y superando juntos dichas dificultades.

Hemos empezado a conocernos a través de distintos juegos, fotografías y actividades planificadas pero si hay algo que no se puede planificar, eso son ¡los besos, las caricias y abrazos!.

Para mí, estas muestras de afecto surgen de manera voluntaria cuando ya se ha creado un lazo afectivo y se encuentran en un entorno cercano y seguro. 
Poco a poco han ido surgiendo las miradas y sonrisas entre ellos, la complicidad y, sólo hace falta observarlos para saber que este acercamiento les produce bienestar y disfrute.
            
En mi clase estoy viendo las primeras muestras de cariño y, he de decir, que me siento orgullosa y con una alegría inmensa de ver cómo día a día se van adaptando y superando a sí mismos.


Como educadora, procuro inculcar un ambiente cálido donde todas estas manifestaciones de afecto estén presentes en el día a día: intentamos cuidarnos los unos a los otros, ayudarnos cuando un niño se cae,  consolarlo si se ha hecho daño, decirnos ¡te quiero! o pedir perdón cuando hemos empujado sin querer…  
     
En definitiva, debemos educar en el afecto, ya que es uno de los aspectos más importantes en el desarrollo del niño/a,  tanto a nivel emocional como social.

Un abrazo fuerte de la seño Vero